viernes, 26 de febrero de 2016

Maratón: Más allá de los 42Km de la Zurich Maratón Sevilla 2016

Imagen: Momentos previos a la Salida


Hola!!

-“¡¡Por fin!!”-.  ^_^

Después de tener que esperar un año entero para poder disfrutar de la mítica prueba del maratón, por fin llegó el gran día. El pasado día 21 de Febrero se celebró la Zurich Maratón de Sevilla.

Esta prueba ha sido la que la RFEA ha escogido para que sea el Campeonato de España de Maratón y prueba válida para la obtención de las marcas mínimas para ir a los JJOO de Río.

-“¡Ahí es nada!”-.  ^_^


Lo primero, Felicidades a…


Bueno, lo primero que voy a hacer en el post en felicitar a Cosmas Kiplimo Lagat, que no sólo ha sido el gran vencedor de la prueba, sino que además ha conseguido batir el record de la misma parando el crono en 2h 08 min 14 seg.

-“¡Que bestia, como corre!”-.  O.O!

Imagen: Cosmas Kiplimo Lagat Fotografía: Félix Sánchez (runners.es)


También voy a felicitar a Carles Castillejo por su triunfo en el Cto de España de Maratón y por su marca, 2h 11min 29seg, válida para ir a Río. También hay que felicitar a Jesús España que, con su crono de 2h 11min 58seg, ha conseguido también su pase para los JJOO de Río en un debut espectacular en Maratón.

Imagen: Carles Castillejo Fotografía: Félix Sánchez (runners.es)


Imagen: Jesús España con su hijo Fotografía: Félix Sánchez (runners.es)


-“Felicidades máquinas”-.  ^_^

Y como no todo van a ser chicos en esto… Hay también que dar su espacio y reconocimiento a Paula González Berodia que, con un crono de 2h 31 min 18 seg, no sólo se ha proclamado campeona de España de Maratón, sino que además ha conseguido el pase directo a los JJOO de Río.

-“Sus lágrimas al cruzar la meta lo dicen todo, ¿no crees?”-.  ;)

Imagen: Paula Fotografía: Félix Sánchez (runners.es)


-“¡Qué grande es esta chica!”-. ^_^


Y ahora… ¡Vamos con lo mío!


-“Está claro como el agua que no llego al nivel de estas auténticas fieras ni en mis mejores sueños”-.

Pero oye, “¡aquí está el tío!”. Haciendo mi primera maratón y sobreviviendo a ella para contártela.

-“Que no es poco…”-.  ;)


Comenzando por el Principio…


Como la carrera era a las nueve de la mañana, me levanté a las seis para prepararme el desayuno, despegarme de las sábanas calientes, espabilarme, vestirme y llegar al estadio de la cartuja con tiempo suficiente.

Para esta ocasión el desayuno a estado compuesto por:

  • Café con leche.
  • Un cruasán.
  • Gel de glucosa sin cafeína.
  • 500ml de bebida de hidratos de carbono.
  • Tazón de fideos orientales sin condimentar ni aderezar
  • Yogurt con muesli.


-“Con lo que me cuesta a mi ponerme a comer recién levantado…”-.   +_+!!

Después de “menear el bigote” durante un rato, sólo había que vestirse y salir andando con la mochila a la espalda.

Llegué al parking que hay junto al estadio a eso de las ocho menos cuarto y me quedé tranquilamente en el coche esperando a las ocho en punto para ponerme en marcha hasta el guardarropas.

-“Pasando de coger frío dentro del estadio hasta ir al cajón de salida”-.  ^_^

Lo más sorprendente de todo era la cantidad de gente que había por todos lados; corredores, curiosos, turistas, amigos y familiares de corredores… “¡Qué ambientazo!”.

Cuando llegué al guardarropas, creí que haría frío (como en el medio maratón), pero con la cantidad de gente que había, era imposible pasar frío.

-“¡Se estaba de muerte!”-.

Me busqué un rincón cerca de la zona donde tenía que dejar la bolsa facilitada por la organización y me desprendí de todo lo que no iba a necesitar para la carrera.

Al igual que en la media maratón, aproveché los 800 metros que separan la zona del guardarropas de los cajones de salida para ir calentando motores y pasar el menor tiempo posible parado esperando a que den la salida.


El material…


Como ya sabes, soy muy maniático con eso de dejar el material que voy a utilizar preparado la noche antes de la carrera encima de una mesa.

-“¡Y en perfecto orden! Nada de dejarlo ahí “arrumbado” para que no se me olvide”-.  ^_^

En fin, te cuento.

Para la carrera:
  • Camiseta Asics de color naranja (muy discreta, jajaja)
  • Mallas Mizuno BG3000
  • Perneras de compresión media BV Sport Booster
  • Calcetines running Arch Max de color amarillos
  • Zapatillas Asics GT2000 naranjas (a juego con la camiseta)
  • Cinturón multibolsillos Arch Max (esto es de Trail Running, pero para llevar el DNI, Smartphone y el mp3 durante el maratón es una pasada porque ni te acuerdas que los llevas)


Para después de la carrera, en la mochila llevaba:
  • Calcetines
  • Camiseta técnica
  • Corta vientos
  • Pantalón de deporte
  • Gel de glucosa



Analizando la carrera…


Bueno, la carrera comenzó a la hora en punto; esto es, a las nueve de la mañana.

Desde el pistoletazo de salida hasta que pasé por el arco de salida y que el chip de mi dorsal picase tiempo para ser cronometrado, pasaron algo más de 5 minutos. No es para menos, ya que estábamos 13000 locos del running. ^_^

Así que a tomárselo con calma y no sufrir por tener que ir prácticamente andando los primeros 500 metros de la carrera. ^_^

La idea que tenía en mente era la de llevar un ritmo cómodo y poco exigente ya que es una carrera larga y que las fuerzas se van a mermar sí o sí.

Tengo que confesarte que he estado muy calmado y relajado durante casi toda la carrera y he conseguido llevar unos tiempos razonables y sostenidos durante la misma.

Lo principal que tenía en mente era el olvidarme de la cifra de 42km y lo he planteado por etapas.

La idea era llegar al PK10 (Punto Kilométrico 10; o dicho de otro modo, el kilómetro 10 de carrera) en una hora; lo que hace una media de 6min/km. Manteniendo ese ritmo, tenía que llegar a la media maratón, el PK21, en torno a las 2 horas 10 minutos de carrera y, si todo iba bien, llegar al PK30 en 3 horas de carrera. Desde este punto de carrera y, en función de cómo fuesen mis fuerzas, tratar de realizar los últimos cinco kilómetros de carrera (del PK38 a meta), en progresión y acabar fuerte al cruzar la meta.


Del dicho al hecho…


Como dice el refranero popular: “Del dicho al hecho hay un gran trecho”. Y el trecho de la maratón son exactamente 42.195 metros.

Lo cierto es que como te he comentado, me he sentido muy bien físicamente durante gran parte de la carrera y he corrido muy a gusto, suelto y a ritmo sostenido. Evidentemente, con la cantidad de corredores hay, lo normal es ir sorteando a más de uno para poder progresar; eso sí, sin prisas y sin obsesionarse.

El día ha estado estupendo para correr y la suave brisa que nos ha acompañado durante todo el recorrido era una bendición.

-“Al menos para mí, así sudo menos y me lo paso mejor. ¡No me gusta pasar calor!”-.  ^_^

Por no mencionar el ambiente en el recorrido, del público que había animando y de los grupos de música que competían por ser la mejor banda de la maratón. Ha sido muy raro llegar a algún tramo de la carrera y no ver a alguien animando a tanto loco suelto por la ciudad.  XD

Para serte sincero y muy justo, tengo que mencionarte también a los voluntarios.

Muchas veces puede que se sientan olvidados cuando están ahí, dando el do de pecho. Pero, francamente, es imposible poder llevar a cabo una maratón sin todo el trabajo que hacen. Y siempre de buen grado, con una sonrisa y con palabras de ánimo.

Y no me refiero solamente a la feria del corredor, donde te facilitan el dorsal y demás parafernalias; sino en el guardarropa, durante el recorrido, en los avituallamientos y alguna que otra función que le encargan y que a mí se me escapa.

-“Sencillamente… SOBERBIOS ¡Un millón de GRACIAS CHIC@S! (Y me quedo corto)”-.  ^_^

Sin embargo no todo ha sido tan “chupi-piruli” durante la carrera, también ha habido otras cosas no tan “guays”.


Avituallamientos… ¡Esto es la guerra!


-“¡Ayyy los avituallamientos…! ¡Que lucha…!”-.

Por suerte, y como bien sabes, esto de las guerras en los avituallamientos, es algo habitual y que en cierta manera ya tenía trabajado en las carreras del 10K del IMD del Ayuntamiento de Sevilla y de alguna otra carrera. Así que ya sabía a lo que me enfrentaba.

Aún y así, con  tanto corredor ávido por refrescarse el gaznate cual pirata sediento de ron, en cada uno de los avituallamientos, ha habido que hacerse valer. Sobre todo una vez que se ha pasado el PK21.

Había de todo un poco...
Corredores que se te quieren parar en la primera mesa que ven, otros que se te cruzan como si no hubiese un mañana, los que se te plantan en paralelo para no dejarte pasar porque ellos ya llevan su vaso… Un sinfín de historias que he tenido que ir sorteando.

La estrategia que he seguido ha sido tirar por la parte central de la calle; al estar las mesas de avituallamiento a ambos lados, los corredores se abren como las aguas bíblicas, así que yendo por el centro, ves claramente hasta donde llegan las mesas de los avituallamientos y puedes ir al último tercio del mismo a por el agua o la bebida isotónica sin excesivas complicaciones.

-“Aunque en un par de ocasiones no he podido hacerme con el vaso de la bebida isotónica. ¡Mam...s!”-. XD


Las pastas y el té, por favor…


Todo en la carrera iba perfecto, tal y como te he comentado. Bueno, iba genial y según el plan trazado.

Iba a mi ritmo, sin meterme con nadie, con mi música, disfrutando del ambiente festivo y competitivo del evento de la maratón, de la mañana...

En el PK8 me encontré con la liebre de las 4 horas 15 minutos de carrera y me quedé con él hasta el PK9.5, que dedidí pasarla ya que la aglomeración de corredores en torno suyo era excesiva.

En el PK25 tenía como a unos 1000 metros la referencia del globo de la liebre de las 4 horas y que podía ver en las rectas largas de las avenidas. Era una buena referencia visual que no me interesaba alcanzar hasta el PK38; siempre y cuando todo fuese como tenía que ir.  ;)

Llegando al PK27 decidí que debía bajar un pelín el ritmo. Sólo lo justo para afrontar la recta final de la maratón lo más fresco posible de fuerzas y piernas.

-“Y creo que ese ha sido mi gran error en carrera”-.   :-(

Al bajar el ritmo que llevaba, el tiempo que pasa el pie en contacto con el suelo es algo mayor y, fue entonces, cuando comencé a sentir las primeras molestias en el lateral externo del pie derecho.

En un principio pensé que era fruto del cansancio y que eran las primeras sensaciones de cansancio reales que percibía. Hasta entonces no había percibido nada que me indicase estar cansado.

Esas primeras sensaciones hizo que me empezase a fijar en los corredores de mi alrededor y comenzase a ser consciente que había corredores que se iban retirando para estirar o tomar aire, mientras que otros comenzaban a andar.

-“¡Mieeeerda, la mente de mono!”-.  >.<!

Me estaba distrayendo al bajar el ritmo de modo brutal. Así que decidí darle una chuchería al monito.

-“¡Mira monito tonto!, ¿quieres el gel de glusoca? ¡Ven, toma. Mira que rico está!”-.  ^.^!!

Y el mono volvió a la jaula. 

Sin embargo llegando al PK29 comencé a sentir cada vez más fuerte el dolor que antes te contaba en el pie derecho. Hasta tal punto que iba cogeando.

Comencé a irme hacia la derecha de la calle para no molestar al resto de los corredores hasta que, literalmente, paré de correr para comenzar a andar. Realmente no era consciente que estaba andando hasta que pasé junto a una ambulancia donde los sanitarios estaban atendiendo a un corredor que estaba inconsciente en el suelo.

Recuerdo pensar que no fuese nada grave (y no lo fue, todas las intervenciones sanitarias durante la maratón no han revestido gravedad vital para los participantes), y comencé en pensar en abandonar la carrera.

-“¿Todavía no lo has visto?”-.  O_O

No me extraña; yo tampoco lo vi venir.  ;)

De hecho, cuando fui consciente de la visita del “tío del mazo”, ya era demasiado tarde para hacer algo más. Se había instalado cómodamente en el sofá, había puesto los pies en el puf y se había preparado un té con unas pastitas. Me saludó con una sonrisa socarrona mientras elevaba su taza humeante y me dijo:

-“Se está muy cómodo aquí. Por cierto, he sacado unas pastas. ¿No te importa, verdad?”-.

Seguro que te estás preguntando:

-“¿Cómo te diste cuenta…?”-.  ^_^!!

Del modo más fortuito que te puedas imaginar. Mientras iba maldiciendo, insultándome y acordándome de todas las castas del pie derecho (y todo esto en voz alta), recibí un impacto en toda la cabezota.

Levanté la cabeza y allí estaba el globo de la liebre de las 4 horas 15 minutos, que me pasaba como un auténtico fórmula uno. Y, curiosamente, en lugar de derrumbarme, me empecé reir y volví a comenzar a trotar.

Eso sí, el pie derecho me estaba haciendo pasar las de Caín, aunque “el tío del mazo” se había ido tras el globazo. Por desgracia es muy bueno haciendo su trabajo y ahora tocaba minimizar sus efectos.


La recta final…


Como lo que no tiene solución no se puede arreglar, lo mejor era minimizar el daño y lo prioritario era recuperar un apoyo correcto del pie. Así que tocaba combinar pequeños tramos de trote con otro pequeño tramo de andar rápido (parecido a la marcha atlética). 

-"¡Y comenzó a funcionar el invento!"-.

Además vi cerca del PK33 una ambulancia donde los sanitarios parecían los cowboys de las pelis del oeste disparando réflex a los corredores que se lo pedían. Así que les pedí un poco para el pie y, al poco, el dolor se amortiguó lo suficiente como para poder continuar corriendo hasta la línea de meta.


Tras la línea de Meta…


Después de conseguir atravesar la línea de meta he de confesar que estaba bastante cansado y dolorido con ambos pies. Me costaba más de lo deseado poder andar porque cada paso suponía recibir una punzada aguda en toda la planta del pie.

También estaba bastante contrariado, frustrado y cabreado por todo lo sucedido en el último tramo de carrera y que dieron al traste con poder acabar mi primera maratón en poco más de 4 horas.

Al retirarme hacia el túnel del estadio, allí estaban de nuevo los voluntarios con sus sonrisas, sus buenos deseos y sus cálidas felicitaciones. Me entregaron mi medalla de finisher y me colocaron la manta plástica para evitar perder el calor corporal rápidamente.


Imagen: Medalla Finisher Zurich Maratón Sevilla 2016


Después me dirigí al área de fisioterapia para que las piernas recibieran unos más que merecidos cuidados. Lo que más me sorprendió (y al fisioterapeuta también), es que la musculatura de las piernas estaban completamente relajadas, sin contracturas y sin rigidez. Y sí, saber eso me enfadó aún más de lo que ya estaba.

-“¡MALDITO SEAS “TÍO DEL MAZO”! ¡NO SABES COMO TE ODIO! ¡YA TE COGERÉ EN MI CALLE!”-.  >.<!!!


Y después de la Maratón…


Aunque he conseguido alcanzar la meta de mi primera maratón, tengo un regusto muy amargo, ya que todo el trabajo que estaba haciendo durante la carrera se ha echado por tierra en unos pocos minutos. Pero así son las carreras; unas veces te dan y otras veces te quitan.

Y en esta ocasión tengo la sensación de que me ha tocado el lado que menos nos gusta a los corredores.

-“Pero tendré más oportunidades y más carreras”-.  ^_^

Ya para este fin de semana. comenzaré a correr para ir recuperando las piernas de todos estos meses de trajín maratoniano. Eso sí, muy suave. ^_^


Mis resultados en la Maratón:

Imagen: Clasificación oficial (SportManiacs)

Imagen: Splits y posiciones (SportManiacs)


Y vamos a cerrar este post con el vídeo resumen que, desde corriendovoy.com, ha realizado a modo de resumen de mi paso por la maratón.

-"No es que yo sea importante ni nada parecido. Es simplemente que tienen este servicio gratuito tan chulo"-.  ^.^!




Y para despedirme hasta el próximo viernes, te voy a dejar también con la entrada a meta que grabé con el smartphone. 

-"Puede que no sea el mejor vídeo del mundo, pero así también podrás cruzar conmigo esta línea de meta"-.  ^_^





Nos leemos pronto!!

4 comentarios:

  1. Querido amigo.😃

    Como SIEMPRE un placer leer y sentir tu entusiasmo.

    Más allá del mérito que tiene acabar una maratón hay una PERSONA que contagia y eso es de agradecer.

    Espero realizar mi primera maratón y poder coincidir contigo.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Hola David!!

    Jajaja ¡basta ya! Que me vas a poner colorao ^_^

    Espero que podamos coincidir más pronto que tarde en alguna maratón. Pero lo primero es lo primero. Sigue con la recuperación de tu salud y ya poco a poco irás volviendo a la normalidad y a los entrenamientos.

    Seguimos en contacto amigo mío;)

    Saludos y abrazos!!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Hola Ramón!!

      Muchas gracias y bienvenido a estos lares ^_^

      Es un placer recibir tus comentarios ¡Uy que subidón! ^_^

      Saludos!!

      Eliminar