viernes, 20 de noviembre de 2015

Running: Desgranando la sorpresa, ¿Qué son 73 Kilómetros?

Imagen: Salida de Carrera Foto: Finidi Blanco


Hola!!

Como puedes ver por el título del post, hoy tampoco vamos a irnos a ver pruebas nuevas de atletismo al estadio.

Para hoy te tengo algo diferente y muy muy interesante. Es una prueba particular, peculiar y espectacular dentro del amplio mundo del running.


Empezando por el principio


Bueno, te pongo en antecedentes.

Esta idea me empezó a rondar, por esta “cabecita loca”, cuando aún estaba con la pierna lesionada y sin saber cuándo podría volver a correr.

Me pareció una prueba muy dura, exigente y que daba miedo con tan sólo imaginarse estar ahí metido.

Así que ni corto ni perezoso y, sin saber si podría volver a correr, me apunté en ella y decidí que podía ser un muy buen modo de prepararme física y, sobre todo, mentalmente de cara a mi primera maratón.

-"¡Estoy colgado perdido!, lo sé, lo sé. Pero sigamos"-.  ^_^

También decidí mantenerlo lo más en secreto posible, exceptuando a unas pocas personas y a unos pocos de mis compis de trabajo, para poder madurar la idea de este post. ^_^


La prueba


Ya en una ocasión anterior te hablé de las pruebas de trail y de las carreras de montaña (puedes volver a leer el post aquí). Pues bien, esta prueba está incluida dentro del trail y, más en concreto, está dentro de las ultra maratones.

-"¡Uy!, qué cantidad de palabrotas te acabo de soltar"-.  ^_^!

Y como ya me conoces, te cuento un poco más en detalle las cosas.

Tenemos claro que la distancia de una maratón son 42 kilómetros; bueno, siendo más precisos son 42.192 metros.
Pues bien, una ultra maratón, son todas aquellas carreras que se plantean por encima de esta distancia.

Ahora bien, cuando estas distancias las aplicamos a las pruebas de trail running, tenemos que tener en cuenta que las vamos a clasificar según la ITRA (Asociación Internacional de Trail Running), del siguiente modo:

Para distancias de hasta 42Km: Trail
Para distancias a partir de los 42 Km tendremos los Ultra Trail que se dividen en:
Ultra Trail Medium (M): desde los 42Km hasta los 69Km
Ultra Trail Long (L): desde los 70Km hasta los 99Km
Ultra Trail XLong (XL): para distancias iguales o superiores a los 100Km

-"Y aclarado todo esto..."-.   ^.^


¡Bienvenido a la III Coreevo Doñana Trail Marathon!


Esta prueba de ultra fondo consiste en completar un recorrido de 73 kilómetros; es decir, que estamos ante una Ultra Trail Long.

La salida está ubicada en Puerta Jerez (Sevilla) y la llegada junto a la hermita de El Rocío (Huelva), la prueba discurre por las localidades de San Juan de Aznalfarache, Tomares, Bormujos, Bollullos de la Mitación, Aznalcazar, Villamanrique de la Condesa, Hinojos y Almonte; combinando cascos urbanos, pistas forestales, senderos y el paso a través del Parque Nacional y Natural de Doñana.

¡Todo un espectáculo para la carrera, los espectadores y los sentidos!


El material


Para esta prueba como te puedes imaginar, no sólo basta con ponerse las zapatillas y salir corriendo, no. Es preciso ir pertrechado de material extra que vamos a necesitar a lo largo de la carrera.

Para esta prueba he llevado conmigo lo siguiente:

Camiseta de manga corta específica de Trail de la casa Mizuno.
Mallas cortas compresivas de la casa HG Sport.
Perneras compresivas BV Sport.
Calcetines específicos de running.
Zapatillas de Trail Running Asics (Gel Fuji-Trabuco 4 GTX). Estas llevan tejido Gore-Tex para impermeabilizarlas y evitar así la posible entrada de agua al pisar los charcos del camino tras las lluvias de los días precedentes a la prueba.


Imagen: Zapatillas Asics Gel-FujiTrabuco4 GTX


-“¡Más madera, esto es la guerra!”-.  ^_^

Mochila con capacidad de 7 litros de la casa Salomon.
Camel back (bolsa de agua) de 2 litros.
4 Geles de glucosa.
4 Barritas energéticas de frutas y glucosa.
2 sticks de aminoácidos y sales minerales para disolver en el agua.
Gorra.
Gafas de sol.
Luz frontal (por si se me hacía de noche durante la carrera).
Pulsómetro y reloj Suunto (Ambit 2).
Porta dorsal y dorsal (#331, “¿te suena?”)
Ipod bien cargado de música y de batería.
Cortavientos.
Manta térmica de emergencias (por si acaso; nunca se sabe…).
Palito Selfie y Smartphone.
Bateria externa Energy Sistem para cargar el Smartphone ante una posible caída de la batería interna.

Chip de control de tiempos facilitado por RFAA (Real Federación Andaluza de Atletismo)



Imagen: Equipo para la competición



Antes de la Prueba


Como puedes imaginar, el día antes de la prueba tuvimos la reunión, o charla técnica, para ver y comentar todo lo referente a la prueba.


Como cambio de última hora, la organización nos informó a todos los participantes que en esta edición, en lugar de atravesar el pueblo de Villamanrique de la Condesa, lo bordearíamos por estar el trazado cortado por obras y siendo imposible el poder cortar la arteria principal de la localidad para la prueba. No obstante, este rodeo no alteraba la distancia total a cubrir.

Además de los aspectos técnicos propiamente dichos, también había que recoger el chip, el dorsal y parte del material que la organización dispone para los corredores (geles de glucosa, barritas energéticas y camiseta conmemorativa del evento).


Imagen: Momento de la charla técnica por parte de la organización



El día de la prueba


El sábado por la mañana tocó madrugar.

-“¡Y mucho! Con lo agustito que se está en la cama…”-.   ^.^!!

A las 6 de la mañana ya estaba en planta y con el desayuno.

-“Esto es lo que más me cuesta. Recién levantado y empezar a comer”-.

Pero la prueba lo requiere así que tocó desayunar un par de cruasanes, una pieza completa de pan tostado con mantequilla, un café con leche, un plátano y un yogur con muesli.

Después del atracón matutino, mi chica me acercó en coche hasta la zona de salida y, una vez que se produjo el pistoletazo de salida, ella se marchó tranquilamente en coche a la playa a esperar que le avisase cuando terminase la carrera.

-“¡Ole ella, es la mejor!”-.  ^_^

Una vez pasado el control de los casi 700 participantes, tomamos la salida a las 8 de la mañana.

El objetivo; alcanzar la línea de meta situada a 73Km, junto a la hermita de El Rocío, antes de que se cumplan las 12 horas de competición.



Tras el pistoletazo de salida…



Foto: Finidi Blanco


El objetivo que me he marcado en esta prueba es entrar en meta dentro del tiempo máximo establecido por la organización.

Por los ritmos de los entrenamientos, la idea que perseguía era acabar la prueba en torno a las 8 horas y media de competición.

Para ello tenía trazado un plan de  tiempos y distancias que cubrir para poder alcanzar el objetivo de este Ultra Maratón.


El Plan de los objetivos


Hay que ser conscientes que es una distancia muy larga y que todas aquellas fuerzas que podamos ahorrar desde el principio nos van a venir muy bien para el final de la carrera así que, hay que tener la cabeza fría y salir a un ritmo relajado.

El primer objetivo era alcanzar la distancia de la media maratón (21 Km) en un tiempo que estuviese en torno a las 2 horas de carrera.

El segundo objetivo era alcanzar la distancia de 37Km en torno a las 3 horas y media o 4 horas de competición. Este punto kilométrico lo he fijado como el “punto de no retorno”; es decir, en este punto es donde la organización ha dispuesto el avituallamiento sólido (sándwiches, fruta  y frutos secos), además de agua y bebidas isotónicas. Además, este punto de avituallamiento es donde se fija el paso de los corredores por parte de los jueces de atletismo que controlan la carrera y donde se efectúan los relevos de los corredores de esta modalidad.

Alcanzar esta distancia supone haber cubierto la mitad del recorrido y haber afrontado la parte más exigente de la orografía del terreno; así que llegar hasta él y lo menos cansado posible, hacen que tenga bastantes posibilidades de poder acabar la prueba.  ^_^

Y como diría Annibal Smith: “Me encantan que los planes salgan bien”.

Llegué francamente bien, aunque los cuádriceps me preocupaban un poco al sentírmelos cargados y algo bloqueados.

El tercer objetivo que tenía siempre presente era en no “malgastar” las energías subiendo a la carrera las rampas y repechos. Estos los afrontaba andando y en las partes llanas era donde trataba de recuperar algo de tiempo.

El cuarto objetivo eran las bajadas. Si se pueden hacer corriendo, se hacen y, si los cuádriceps avisan de que no es posible, entonces se hacen con pasos cortos y rápidos para perder el menor tiempo posible y proteger la musculatura de cara al último tramo de 11Km.

El quinto objetivo lo he cumplido a rajatabla. Beber líquido cada 5Km aunque no tenga sed y tomar algo de gel de glucosa o de barritas cada 10 ó 15 km.

El sexto objetivo consistía en alcanzar la distancia de la maratón no más allá de las 5 horas y media de competición. "¡Y lo he cumplido!"  ^_^!!

El séptimo objetivo era alcanzar el kilómetro 62 antes de las 17:00 para evitar así tener que hacer el último tramo de la carrera por la noche y con la luz frontal. Desde este punto kilométrico hasta la meta, la carrera discurre por pinares altos, caminos de arenas y, la noche, se hace especialmente cerrada y oscura.



Desviándome de los objetivos, pero no tanto…


Este tipo de pruebas dan para mucho y te reservan sorpresas que pueden hacer que tus previsiones se trunquen. Y eso es exactamente lo que me ha ocurrido en carrera, ¿o no…?

-“Te cuento, te cuento”-.  ^_^

Durante la prueba he ido pasando a corredores y otros  me han ido pasando a mí. 

Cuando estaba a la altura de Aznalcazar, he empezado a coincidir con otro participante de esta aventura y, cada vez que nos adelantábamos nos saludábamos y nos dábamos ánimos para seguir en la “pomada”; ya que iba coincidiendo que cuando uno entraba en su tramo de correr el otro estaba su fase de caminar.

A la altura del 37Km, hemos vuelto a coincidir en el avituallamiento sólido y hemos estado intercambiando impresiones sobre la prueba mientras reponíamos fuerzas con lo que la organización nos ha facilitado para comer. 
Hemos salido de allí a la par y yo he iniciado nuevamente mi tramo de carrera, mientras que él ha seguido andando. Pasados unos kilómetros, me ha pasado como un auténtico avión mientras que yo iba ya andando y no lo he vuelto a ver hasta pasado el kilómetro cincuenta y pico (no lo sé exactamente porque el reloj se ha quedado sin batería).

He visto a un grupo de 4 corredores junto a unos olivos y he pensado que estarían aprovechado algo de sombra para descansar y hacer algún “pis” en el campo; así que he pasado de largo y unos metros más adelante me he apartado del camino para poder vaciar la vejiga a gusto.

Mientras lo hacía he visto pasar a 3 de ellos que iban comentando algo sobre retirarse y he pensado que estarían hablando de ese cuarto corredor. Y justo cuando me incorporaba nuevamente para la competición he coincidido con el participante con el que llevo coincidiendo desde hace kilómetros.

Le he saludado y le he preguntado si él era el cuarto corredor a los que había pasado. 

-"La verdad es que llevaba una mala cara..."-.

Me ha dicho que sí y que le estaban ayudando porque al pararse para atarse bien los cordones de las zapatillas ha empezado a sufrir calambres en los gemelos y estos calambres se han extendido hasta el abdomen. Me contó también que se quedó tirado en el suelo con los calambres y que cuando se estaba incorporando, se ha mareado y ha empezado a tener ganas de vomitar.

Por suerte los otros tres participantes lo han visto y le han proporcionado compañía, un gel de glucosa y algo de agua.

La verdad es que me he quedado a cuadros al saber lo que le acababa de suceder y me he quedado con él para que no esté solo durante el recorrido y con la esperanza de coincidir con alguien de la organización para contarle lo sucedido y que valoren si debe o no seguir en competición.

Con la caminata, la charla y con algo de líquido, le ha ido cambiando la cara y ha recuperado un andar algo más suelto y fluido.

Lo más triste de todo; y aquí le pongo a la organización un cero como un castillo, es que no nos hemos topado con nadie de la organización hasta prácticamente llegar al avituallamiento del kilómetro 62.


Foto: Finidi Blanco

A perro flaco…


Hasta alcanzar el 62Km, la cosa se le ha complicado a mi amigo de aventuras.

Le han salido un par de ampollas (una en cada pie) y, en un momento dado le he visto quejarse demasiado. ¡Se le acababa de reventar la ampolla del pie derecho! O_O!!

Y no conforme con eso, al tratar de vadear uno de los charcos de agua y fango del camino, se ha resbalado y ha metido el pie derecho hasta el tobillo.

-“¡¿Algo más?El pobre, está sembrado!”-.  *.*!!

A falta de unos 700 metros para alcanzar el avituallamiento del 62Km, nos ha alcanzado el quad médico, le hemos contado lo sucedido y hemos acordado que nos reuniremos con ellos en el 62Km.

Al llegar, mientras yo comía algo y estiraba un poco, a mi compañero de aventuras le han practicado una cura de urgencias en la ampolla para que pueda seguir; y después de que él también coma algo y se pertreche de bebidas isotónicas para evitar más calambres hemos continuado.

Mientras estábamos allí, hemos mantenido una pequeña charla en la que he visto que si continúa sólo los últimos kilómetros, no llegaba a la línea de meta. Así que como mi compañero de aventuras iba al límite de sus fuerzas, se negaba a abandonar después de tantos sacrificios y contratiempos; no me parecía correcto abandonarlo a su suerte para los últimos kilómetros, cayendo la tarde y a tan sólo 11 kilómetros de la meta, hemos acordado seguir juntos y establecer un ritmo constante de marcha para llegar antes del plazo máximo de cronometraje.

A esas alturas de la carrera y con las decisiones bien tomadas, sabía que el objetivo de llegar en torno a las 8 horas y media de competición se habían esfumados.

Ahora tocaba apretar los dientes y seguir luchando contra el tiempo, los kilómetros, la fatiga y el cansancio mental.


Hasta el infinito…


Con todo hablado, sólo hemos tenido que iniciar el último tramo.

Por cierto, el más duro porque físicamente se va muy justo y, con el cansancio acumulado, el ánimo se debilita mucho.
A esto le tenemos que sumar que en este último tramo todo el camino es de arena y discurre entre altos pinares, no se escucha nada; la sensación de soledad, de que aquello no tiene fin y que no se avanza son brutales.

-"Mentalmente te destroza"-.

Aquí le ponto un pedazo de 10 a la organización.

Hemos pasado largos ratos en silencio debido al cansancio y cada vez que veía que clavábamos la mirada en el suelo o comenzábamos a bajar el ritmo, rápidamente decía en voz alta: “Levanta la cabeza que si miramos al suelo nos paramos. Vamos, vamos. A ritmo, a ritmo”.

Por su parte él iba controlando en su Smartphone el tiempo y la distancia para seguir fijos a nuestro nuevo plan de acabar. Y de vez en cuando resoplábamos  y nos animábamos.

A falta de unos 300 metros para alcanzar la meta y ya dentro de El Rocío, le he comentado de dar el último achuchón y entrar al trote en la meta a pesar de haber comentado un par de kilómetros antes que no lo haríamos.

Me ha mirado mientras sonreía y me ha dicho lo mejor que un corredor le puede decir a otro:

-“¡Vamos!”-.  ^.^!

Y así hemos llegado tras 10 horas 44 minutos y 35 segundos de competición, ¡JUNTOS!

Eso sí, él se mantuvo fiel a su tradición y cruzó la línea de meta con su bandera del Real Betis Balompie.


-“¡Las cosas de los futboleros…!”-.  XD


Imagen: Llegada a meta Foto: Finidi Blanco



Tras la carrera


Justo después de cruzar la meta y devolver el chip de la federación, nos despedimos.

-"Mil gracias Pedro (dorsal 363),por acompañarme en esta aventura y por no tirar nunca la toalla. ¡Eres un campeón de los pies a la cabeza!"-.

Él se marchó a las zonas de las ambulancias para que le curasen bien las ampollas de los pies y yo me fui a por un poco de sales minerales y fruta. 

Después me dirigí al área de fisioterapia para que las piernas pudieran recibir unos cuantos mimos después de tanto esfuerzo. 

-"¡Se los han ganado después de tantos kilómetros!"-.  ^_^

Y mi chica, que estaba en meta esperándome con cara de: "¡No me lo puedo creer. Creí que no llegarías y que me llamarías para decirme que te has retirado!, ¡Qué bestia!", me llevó hasta Mastalascañas; donde haríamos noche.

Con el paseo en coche empecé a relajarme y me costó poder bajarme del coche más de lo que te puedes imaginar.

-“¡Y no te digo nada el tener que subir los dos tramos de escaleras!”-.  @.@!!

En el apartamento empecé a tener frío y comencé a temblar, como cuando estamos metido en agua fría. Depués del esfuerzo, con el cuerpo relajándose y enfriándose, es algo normal. Tras la ducha caliente se me pasó y estaba como acolchado. No me dolía nada pero estaba lento, pesado y muy agotado tanto física como mentalmente.

-“¿Por qué será…?”-.  ^.^!


Por cierto, tampoco yo me he librado de las temidas ampollas. Te enseño la del talón pero me reservo el no mostrarte las que me han salido en los dedos gordos de los pies; justo debajo de la uña.  ¬ .¬!!

Imagen: Heridas de Guerra

En fin, esta loca aventura de adentrarme en el mundo del trail me ha encantado y, aunque a mi chica le decía desde que acabé la carrera hasta pasados un par de días que no lo volvería a hacer… No me queda más remedio que darle la razón; ¡el año próximo lo repito!

-“¡Qué joía!, cómo me conoce la puñetera… jajajaja”-.   ^_^

Y así podremos tener nuestra nueva medalla en el blog. Sí, nuestra; tuya (por estar siempre ahí aguantando mis ocurrencias) y mía (porque corro y te lo cuento)  ^_^


Imagen: Medalla Finisher III Coreevo Doñana Trail Marathon


Y para acabar este megapost que me ha salido, te dejo el vídeo que te he montado de la prueba.

Con las cosas del directo han habido varios vídeos que no se grabaron (seguro que toqué donde no era y me los cargué. "¡Soy torpe!"). También verás como al principio grabo mientras corro y cómo después voy andando para poder grabar. 

-"Jajaja, soy humano y no puedo con todo"-.  ;)


Bueno, espero no haberte mareado mucho hoy con el post y espero que te guste el primer vídeo que he creado para el blog.  ^_^



video


Mi Clasificación


Tiempo de competición: 10:44:35
Clasificación general: 315 de 339 que hemos conseguido finalizar la prueba de los 700 participantes iniciales.
Clasificación Masculina B (+35 años y -44 años): 101

-"Nada mal para mi primera experiencia en el Ultra Trail"-.  ^_^


Y además de todo esto, he conseguido 1 punto para poder clasificarme para la gran UTMB (Ultra Trail du Mont Blanc)

-"¡Ya sólo me quedan conseguir 14 puntos en 2 carreras más para la UTMB!, jajajaja"-.  XD



Nos leemos pronto!!

12 comentarios:

  1. Enhorabuena por la aventura que has vivido!!!, todo un merito terminarla!!

    El Maratón de Sevilla no te va a resultar difícil después de esto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manu!!

      Uf, eso espero pero cada carrera es un mundo y un mal día se puede tener en el peor de los momentos. Así que habrá que estar bien preparado para afrontar la maratón.

      ¡No se puede bajar la guardia!

      Y de esta aventura, ¡qué te voy a contar...! ¡Una verdadera pasada! ^_^

      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. ¡Entrada brutal! Vaya prueba, mi más sincera enhorabuena. Este tipo de retos están al alcance de muy pocos, debes estar muy contento por ello :).

    Has transmitido muchísima motivación, tanto con la entrada como con el vídeo, y ahora mismo lo que me apetece es salir a correr varios kilómetros, jajajaj.

    ¡Grande Jesús! Un saludo compañero :D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier!!

      ¡¡¡Muchísimas gracias!!! ^_^

      Lo cierto es que me lo pasé bomba en la carrera y estoy muy, muy contento con el resultado.
      Es cierto que es mucha distancia y que existen tramos duros de afrontar, pero cuando uno se toma en serio los entrenamientos, los resultados comienzan a llegar. Y encima ese día hizo un calor del cara... para estar en Noviembre. ¡Y odio el calor, no me gusta!

      Jajaja me alegra que te haya motivado tanto. Eso sí, no te vengas muy arriba no sea que cometas una locura devorando kilómetros. No quiero yo ser el culpable de eso ;p

      ¡Vosotros sí que sois grandes y conseguís hacer grande a este blog!

      Un fuerte abrazo amigo!!! ^_^

      Eliminar
  3. Qué gran entrada!!!!Primero enhorabuena por enfrentarte a ese tamaño reto.Sólo con decidirte a hacer la prueba ya quiere decir que afrontas retos grandes.También enhorabuena por el análisis de tiempos de paso de la prueba.Y también muy buena compañía la que le hiciste a ese otro corredor.
    Una consulta sobre el Garmin:Cuántas horas tiene de autonomía?
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaa!!

      Muchísimas gracias!! ^_^

      Lo cierto es que si me pasase en carrera lo mismo que a mi compi de aventuras, me gustaría saber que hay otro corredores que me echarían una mano. En esos momentos creo que la competición pasa a un segundo plano y la seguridad de los participantes y su salud es lo que priman.

      La batería del Suunto Ambit2 en modo GPS me ha durado en torno a 8 ó 9 horas. Aunque según el fabricante tiene que durar entre 16 ó 50 horas en función de la configuración. Me imagino que lo tendré configurado erroneamente y por eso me quedé sin bateria; aunque entró en modo reloj y, al menos, me daba la hora. XD

      Supongo que tendré que revisar la configuración que le tengo puesta y porbarlo.

      Lo peor de todo es que llevaba la batería externa a la que puedo conectar el cable de alimentación del Suunto. Pero como soy un auténtico desastre, me olvidé del cable.

      ¡Y me dió un coraje...! >.<!!

      Saludos!!

      Eliminar
    2. Ahh ok.Si lo puedes configurar entonces no tendrás problemas.Si no pudieses y quieres hacer más carreras largas de más de 10 horas, lo puedes tener conectado al principio para ver el ritmo en las 3 ó 4 horas iniciales y luego volver a conectar desde algún avituallamiento en el que sepas el kilometraje.
      Vaya fallo lo del cable, jejeje.
      Venga un saludo ;)

      Eliminar
    3. jejeje soy un desastre!! ^_^

      Me apunto tus consejos. Ni siquiera se me había ocurrido hacerlo así.

      ¡Muchas gracias! ^_^

      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Jesúuuuuuuus,
    olé, olé, olé, enhorabuena por haber alcanzado el reto. Impresionante, no sabes cómo te admiro. Eres un runner como la copa de un pino.
    Espero que se te hayan curado ya las ampollas.
    ¿El vídeo? es la pera jajja lo grabas y hablas mientras corres, qué crack.
    Besazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Erika!!

      ¡¿Has visto?! Me da tiempo a todo jajaja

      La ampolla del talón ya es historia. La reventé con aguja e hilo al día siguiente. Las de las uñas ya no están inflamadas así que toca volver al trote para recuperar un poco las sensaciones y la costumbre de correr. ^_^

      Se acerca la maratón y a falta de unas 12 semanas no me puedo distraer, que si no no llegamos en forma para afrontar esos 42 Km. jajaja ¡Qué vicio más malo esto de correr!

      Besos!!

      Eliminar
  5. Ole, ole y ole!!!!
    Mis más sinceras felicitaciones! Eres todo un campeón!
    72 kilómetros? de una tacada? en un mismo día? Madre mía!!!!! que flato me está dando ahora mismo... jajaja
    En serio, eres muy grande! Te mereces esa medalla y más! y sé de lo que estoy hablando...
    Por cierto, cuidate esa pedazo de ampolla, por favor.
    Besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maryyyy!!!

      ¡¿Has visto?, qué loco estoy! jijiji

      Ahora la siguiente locura es acabar la maratón de Sevilla del próximo mes de Febrero ^_^ ¡Esto es un no parar!

      La ampolla ya está finiquitada y la de debajo de las uñas de los dedos gordos también. Pero el que desaparezca el color negruzco que se ha quedado bajo la uña tardará algún tiempo más. Hasta que se reabsorban los restos de sangre de las que estaban llenas. ¡Gajes del oficio! ^_^

      Un abrazo!!

      Eliminar